Los mitos y verdades de la Seguridad Digital

los-mitos-y-verdades-de-la-seguridad-digital

0:00

El próximo 30 de noviembre se celebra el Día Internacional de la Seguridad Informática. En 1988, la Asociación de Maquinaria Computacional creó esta efeméride, con el objetivo de generar conciencia sobre los ciberataques y ciberdelitos alrededor del mundo. En este contexto, ESET revela mitos y verdades de la seguridad digital para tener en cuenta al analizar los riesgos a los que podemos estar expuestos.

La pandemia dejó como resultado una sociedad digitalizada e hiperconectada. Aumentó el uso de redes sociales así como aplicaciones de uso diario, sea bancarias, de ecommerce, viajes, entrenamiento, etc., y el tiempo destinado en pantallas por personas de todas la edades. Esto sin dudas simplificó muchas tareas y ayuda al esparcimiento pero también provocó el aumento de las superficies de ataque. Si bien estamos acostumbrados a utilizar nuevos sistemas, todavía como usuarios no contemplamos la seguridad tanto como deberíamos para proteger nuestra información personal. Tener en cuenta a qué riesgos estamos expuestos ayuda a tomar las medidas necesarias para disfrutar la tecnología de manera segura”, comenta Camilo Gutiérrez Amaya, Jefe del Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica.

ESET acerca algunos del los mitos más comunes a la hora de hablar de ciberseguridad y explica si son ciertos o no:

Mito 1: Los correos y mensajes de phishing son fáciles de detectar, solo caen las personas mayores.

Hoy se identifican a diario correos electrónicos muy convincentes que se hacen pasar por todo tipo de empresas o servicios y también de perfiles y cuentas falsas que están al acecho de los comentarios que realizan las personas en redes sociales. Si bien está la creencia de que las personas menos familiarizadas caen en las estafas y mensajes falsos, pero la realidad indica que muchas personas con conocimientos en cuanto al uso de la tecnología caen en estos engaños que con la gran cantidad de datos públicos que existen en Internet. “Los cibercriminales y estafadores se han convertido en expertos en el arte de manipular y persuadir a las personas y cuentan con más herramientas que les permiten mejorar sus estrategias. Aparte de los links a sitios de dudosa reputación o falsos que simular ser oficiales, los ataques ya no solo llegan como hace 10 años por correo electrónico, sino que ahora llegan a través de mensajes via whatsapp, redes sociales, telefónicas, en chats de videojuegos, etc.”, comenta Camilo Gutiérrez.

Mito 2: No me van a atacar, no tengo dinero o información relevante, por eso no soy una víctima atractiva para un ciberdelincuente. 

El aumento de las denuncias por robo de identidad y el crecimiento del comercio de datos son ejemplos del valor que tienen los datos personales y el riesgo de que caigan en manos equivocadas. Estos datos permiten a los delincuentes realizar estafas personalizadas (ataques de ingeniería social) cada vez más difíciles de detectar si no se está atento o informado. Desde ESET, Gutiérrez, aclara: “Si bien es cierto que las empresas son más atractivas desde el punto de vista del rédito económico, las personas muchas veces terminan siendo víctima porque cuando una empresa u organización sufre un ciberataque, lo que sucede muchas veces es que acceden a información de clientes o usuarios que luego venden o utilizan para realizar engaños personalizados y más efectivos, lo que termina siendo una tarea más sencilla para la persona que estafa”.

Mito 3: No me puedo infectar descargando una aplicación de Google Play.

Si bien siempre se recomienda descargar aplicaciones de Google Play o de la App Store porque el riesgo de descargar una app maliciosa por afuera de estas plataformas es mucho más grande, esto no quiere decir que las tiendas oficiales sean 100% confiables. “Hemos visto varios ejemplos hasta el día de hoy de aplicaciones para leer códigos QR, lectores de PDF, juegos y otras apps prometiendo algún tipo de herramienta que pasan las barreras de seguridad de Google y logran estar disponibles en Google Play hasta que son denunciadas. Lo mismo pasa con las extensiones para el navegador.”, agrega el investigador de ESET.

Para mantenerse protegidos, desde ESET aconsejan como medidas básicas contar con contraseñas robustas y distintas para cada servicio que se utilice. En los caso que se pueda, activar el doble factor de autenticación que agrega una cada extra de protección a las cuentas. Mantener todos los sistemas actualizados y contar con una solución de seguridad instalada en todos los dispositivos. Además, mantenerse informados sobre las últimas amenazas o engaños de manera de estar prevenidos frente a posibles nuevos riesgos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *