Confiar en ChatGPT sirve para mejorarlo

0:00

Cuando el escritor y periodista Juan José Millás mantuvo en septiembre una conversación con ChatGPT, fingió tener con la herramienta una sesión de psicoanálisis. Quiso averiguar si, de acuerdo con el test de Turing, el chatbot podía hablarle como una persona real, en concreto como un psicoanalista, y no como un ordenador. El periodista le expuso sus sueños y miedos, a la espera de que la inteligencia artificial le guiase en la terapia, pero esta siempre le decía, entre otras cosas, que era una situación imaginaria y le aclaraba que era un modelo de lenguaje. Millás tachó a su psicoanalista virtual de estrecho de mente y de olvidadizo, y, finamente, le dijo que no había superado el test.

Seguir leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *